La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

 

 La literatura

 

¡Cuántas veces nos hemos sentido transportados a un mundo desconocido para nosotros luego de leer una obra literaria! ¡Y con qué placer recorremos pueblos, conocemos personajes inusitados, etc., con una mera lectura! Es que la literatura se caracteriza por ser una creación original, capaz de crear y presentar vívidamente distintos momentos, seres y circunstancias. Conozcamos más sobre el arte literario.

 

 

LITTERAE

Litterae (letras) es el término latino que dio origen a la palabra literatura. A su vez, litterae es un vocablo que deriva del griego grammatiké, que significa “arte de leer y escribir”. Con el paso del tiempo, la expresión gramática quedó restringida al estudio de la forma y composición de la palabra; mientras que la voz literatura siguió empleándose para aludir a las letras y, en general, a toda actividad relacionada a las habilidades de escribir y leer.

EN BUSCA DE UNA DEFINICIÓN

Por extensión, la literatura se refiere a cualquier obra escrita; pero específicamente al arte u oficio de escribir de manera artística. El término también se utiliza para hacer referencia a un cuerpo o conjunto de textos; así escuchamos hablar de “la literatura médica” o “literatura griega”.

No es fácil definir analíticamente la literatura, porque no existe consenso entre los eruditos literarios; sin embargo, una aproximación a la manera correcta de entender la literatura es distinguir las distintas variaciones que sufrió a través del tiempo:

En la antigua Grecia: La literatura era considerada por Aristóteles como la mimesis o imitación, cuya finalidad se reducía al placer.

En la Edad Media: Estaba ligada a la religión y se expresaba en latín, preferentemente. 

En el Renacimiento: El humanismo renacentista la liberó del vínculo religioso. Los escritores se desligaron de los padres de la Iglesia para inspirarse en los clásicos paganos. La literatura en lenguas vernáculas adquirió en este periodo su reconocimiento para la expresión escrita, y quedó definida como “el arte liberal por excelencia”.

En el siglo XVII: En Francia, las obras literarias eran consideradas moralistas, útiles para instruir y deleitar de manera elegante a la buena sociedad.

En el Neoclasicismo: La literatura era considerada como género idóneo para promover la relación armónica entre el hombre y el mundo. 

En el Romanticismo: Se distinguió entre la literatura como expresión del pensamiento o la investigación intelectual (filosofía, historia, etc.) y la literatura como arte (géneros de ficción y creación estética).

Por otra parte, el Diccionario de la Real Academia Española define la literatura como “El arte que emplea como instrumento la palabra, que comprende las obras en que caben elementos estéticos”. 

En el Diccionario Internacional de Literatura y Gramática Filosófica, de Guido Gómez da Silva, la literatura se define como “Los escritos imaginativos o de creación de autores que han hecho de la escritura una forma excelente, para expresar ideas de interés general o permanente”. 

Una definición sencilla de la literatura es “el arte que expresa belleza por medio de las palabras”.

UN FENÓMENO DE COMUNICACIÓN

La literatura es el arte cuyo medio de expresión es el lenguaje; se distingue así de la pintura, que utiliza los colores y las formas como forma de expresión, y de la música, que emplea los sonidos. 

Como en todo arte, la literatura busca producir un efecto estético, y para lograrlo debe utilizar adecuadamente el lenguaje. De ahí que es un fenómeno de comunicación en el que intervienen los mismos elementos que en la conversación normal, pero de manera creativa. En la comunicación corriente, el contexto está dado por la realidad exterior al acto comunicativo, mientras que en la comunicación a través de la literatura es proporcionado por la obra literaria.

El código literario no siempre coincide con el código normal; el lector reacciona ante los mensajes con juicios de valor. El lenguaje literario es un lenguaje estilizado, destinado a la perduración, a reproducirse en sus propios términos.