La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

 

 

 

ALGUNAS COSAS QUE TUVE QUE HACER PARA EVITAR IRME POR LAS RAMAS

John Steinbeck

 

 

 

1. Abandona la idea de que terminarás algún día. Pierde la cuenta de las 400 páginas y escribe un página diaria, eso ayuda. Después, cuando hayas terminado, siempre te sorprenderás.

 

2. Escribe libremente y tan rápido como sea posible, echando todo al papel. No corrijas o reescibas hasta que hayas escrito todo el libro. Las correcciones hechas durante el principio de la creación son, por lo general, excusas para no seguir adelante. Además, influyen en el flujo y el ritmo, que sólo pueden ser fruto de una especie de asociación inconsciente con el tema.

 

3. Olvida a tu auditorio general. Primero, ese auditorio anónimo y in rostro te atemorizará terriblemente y, segundo, a diferencia del teatro, ese auditorio no existe. Al escribir, tu auditorio es un lector único; he descubierto que a veces resulta útil escoger a una persona: una persona real a la que conoces o una persona imaginaria y escribir dirigiéndose a ella.

 

4. Si una escena o parte te parece difícil y aún así piensas que la quieres incluir, déjala y continúa. Cuando termines de escribir la totalidad podrás regresar y quizá encuentres que había presentado tantas dificultades porque no se encontraba en su lugar.

 

5. Desconfía de una escena que te guste demasiado, más que las otras. Por lo general resulta ser una imposición.

 

6. Si escribes diálogos, repítelos en voz alta a medida que los vayas escribiendo. Sólo entonces obtendrás el sonido del diálogo.